Quo vadis?

Sentido de la actividad

Que los participantes tomen conciencia de que la contaminación marina tiene un origen continental a través de la elaboración de un relato sobre la viabilidad de que un residuo terrestre alcance el medio marino.

Recursos

1. a. Ejemplos de imágenes de playas y mares contaminados con residuos marinos.

1. b. Imágenes de animales que ingieren o interaccionan con basuras marinas

2. Aplicación MARNOBA para geolocalizar y clasificar los distintos tipos de residuos.

3. Acceso a internet para la búsqueda de mapas, información requerida para la resolución del caso, etc.

4. Materiales para dibujar y colorear (folios, lápices de colores, ceras, rotuladores, etc.).

5. Aplicaciones móviles o de PC para crear vídeos y audios.

Receta, descripción de la experiencia

Se le mostrarán a los participantes fotografías de playas o mares donde se acumulan las basuras marinas (latas, globos, toallitas, vasos, botellas, etc. como las imágenes que se incluyen en el recurso 1. a.). Para ilustrar los efectos sobre los seres vivos que habitan en el ecosistema también mostraremos fotos como las del recurso 1. b.

Se les preguntará si reconocen algún objeto de su vida cotidiana entre los que aparecen en las imágenes.
Los participantes formarán grupos de 5 personas aproximadamente y se agruparán en base al residuo o categoría que individualmente hayan reconocido como material de uso cotidiano.

Se les preguntará si esos residuos que están en las imágenes tienen su origen allí o vienen de tierra adentro. La idea es que reflexionen sobre el desplazamiento de las basuras desde el continente hasta el medio marino.
Para ello se solicitará a cada grupo que construyan un relato breve que explique cómo han llegado hasta allí esos residuos:

Tiempo de trabajo 20-25 minutos. Extensión del relato (máximo 300 palabras). Posteriormente se leerán todos los relatos en voz alta para que cada participante conozca cómo el resto de grupos han resuelto el caso práctico.

Divulgación del relato

De forma independiente, cada miembro del grupo realizará un dibujo (A-4) sobre el relato. A ser posible ninguno intercambiará ideas de su dibujo para que se pueda ver la expresión plástica del problema a partir de un mismo relato. Finalmente se expondrán todos los dibujos en un tablón de anuncios junto con el relato que ilustran. De forma que se pueda comparar el relato y el dibujo.

En grupo, construirán un vídeo de una duración máxima de 2-3 minutos para ilustrar su relato.

Por último, todos los materiales elaborados se presentarán al resto de compañeros a través de los medios digitales que se estimen oportunos (twitter, facebook, blog, página web, etc) y se compartirán en el centro donde se realice la intervención (sesiones de cineforum, jornadas de difusión, etc.).

Actividad de reflexión y debate

Los participantes harán propuestas de cambios concretos de su vida diaria para resolver el problema. Así como de las acciones que pueden hacer para que su entorno próximo tome medidas similares. Con estas propuestas se elaborará un vídeo 2-3 minutos en el que muestren nuevas prácticas de la vida cotidiana que ayuden a la conservación-protección del medio marino (por ejemplo, para evitar el despilfarro de alimentos y el consumismo, se han promocionado los productos en envase monodosis; sin embargo, generan más residuos plásticos que un envase mayor que suele ser de vidrio).

Presentación de resultados, transferencia e impacto

Difusión de los relatos en el grupo-clase completo
Lectura de los relatos en los que se explica la ruta que siguen los residuos hasta llegar al medio marino, a través de los dibujos y lectura de los relatos. Lectura de relatos, ilustraciones realizadas.
Visualización de los relatos digitales (vídeos).

Difusión de los relatos en abierto para todo el mundo
Exposición de relatos e ilustraciones en un tablón de anuncios.
Publicación de los relatos digitales en redes sociales.

Análisis del cambio de conducta
Presentación de propuestas de acciones de la vida diaria de cada uno de los participantes para reducir/eliminar la problemática. Evaluación (auto-hetero).

Los coordinadores de la playlist pueden analizar la dinámica de la experiencia y de los aprendizajes en base a la participación, a la diversidad de respuestas obtenidas, a la interacción constructiva entre grupos de trabajo (propuestas a otros grupos), el contagio de ideas entre grupos (uso de ideas de otros para su propio caso) y a la propuesta de soluciones, entre otras. Todos estos indicadores pueden estructurarse en un registro de observación para poder analizarse.

Para analizar la diversidad de respuestas posibles, el primer factor de diversidad podría considerarse el residuo elegido. Dicha elección condiciona la ruta de transporte. De ahí valoraremos las concepciones que tienen y que les permiten construir las propuestas. Así mismo también nos informan de cuáles son los residuos que vinculan a estos procesos.

Por otro lado, podemos considerar la complejidad de la descripción (detalle de la ruta) y la aparición de rutas sencillas y complejas. En este último caso, nos referimos a la posibilidad de que algún equipo de trabajo considere como respuesta el transporte directo humano del residuo hasta la playa, o que describa, con detalle siguiendo un mapa, el curso de afluentes y ríos principales hasta llegar al mar.

A nivel metodológico hay que reseñar que el aprendizaje mejora cuando en un ambiente con buena dinámica y predisposición se comparten las tareas elaboradas. Con ello, el trabajo de reflexión en grupo permite complementar las concepciones parciales que puedan existir, y por lo tanto supone un proceso de autoevaluación y evaluación por pares, pero no como proceso final de aprendizaje, sino como proceso formativo en sí mismo y homogeneizador de lo aprendido en el mejor de los sentidos: la distribución de conocimiento entre iguales.

En base a estos datos, se puede reflexionar sobre cómo mejorar los impactos de la prevención a través de campañas publicitarias y procesos de enseñanza-aprendizaje para la elaboración de recursos y metodologías en la educación formal y no formal.

Otros recursos

Sería bueno que los participantes reflexionaran y reflejaran en sus trabajos la existencia de los diferentes tipos de residuos plásticos que pueden existir y que cada uno puede tener vías de desplazamiento diferentes. Para ayudarnos a visibilizar esta clasificación se puede utilizar la aplicación MARNOBA. Además, siempre podréis iniciar vuestros propios proyectos de ciencia ciudadana a través de la aplicación para la geolocalización de basuras marinas MARNOBA

También es recomendable que los participantes tomen conciencia de cómo la gestión de basuras a nivel domiciliario influye en el transporte de estos materiales. Ejemplos: toallitas desechables por el WC, uso del WC como papelera, no separar para reciclar, etc.

Autores

José Manuel Pérez Martín
Javier González-Patiño
Santiago Atrio Cerezo
Pedro Atrio
Cristina Gómez López
Tamara Ambrona
Tamara Esquivel
Estibaliz López-Samaniego
José Luis Linaza
Javier Pantoja

, , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario